Lunes, 20 Octubre 2014 00:00

Sellantes

Por Cristian Figueroa, Den Braven Chile. Publicado en revista Vano N ° 9, año 2004.

La primera síntesis química de los selladores se realizó en Francia en 1844. El nombre "siliconas" se le atribuye a un químico inglés a comienzos del siglo XX, su nombre químico es polisiloxano y en forma de elastómero recién fue desarrollada en 1943.

En nuestro país el sellado de cerramientos toma más relevancia cada día debido a los costos postinstalación en el resellado, los daños en la construcción a través de la infiltración de agua y las pérdidas de aire caliente desde el interior de la vivienda.

Paulatinamente se ha tomado conciencia de los problemas que se pueden evitar y del ahorro en consumo de energía que se logra con solamente informarse, planificar y ejecutar antes de usar cualquier sello en las diferentes juntas que encontramos en la construcción.

El paso de aire en estas juntas de conexión muchas veces no es considerado, lo que constituye un error, ya que no sólo se produce pérdida de energía calórica de grandes proporciones (pérdida de calor de aire interior), sino que también se agravan daños por agua de condensación (aire frío exterior que reduce temperatura en sectores de la junta, promoviendo agua de condensación), formándose hongos por el ambiente húmedo generado. Junto con los problemas mencionados, debemos sumar la infiltración directa de agua-lluvia por los rasgos de ventanas debido al inapropiado -pero común- uso de siliconas acéticas para estas juntas, puesto que estas siliconas no poseen buena adherencia en hormigón o estuco.

Existe la creencia que mientras más ajustado esté el marco contra el muro es menor el riesgo de infiltraciones, lo cual no es cierto, ya que de ser así no tendría sentido realizar un adecuado proceso de sellado.

En este tipo de juntas es tan poca la cantidad de sello que se ocupa, que cualquier movimiento podría causar el corte del mismo, generando una falla en la junta.

A continuación se enumeran importantes consejos para el adecuado sellado de las juntas entre ventanas y estructura:

  • El sellado debe ser hermético al paso de aire.
  • El sellado debe realizarse tanto del lado interior como del exterior.
  • Un detalle importante es colocar especial cuidado en el sellado interno, puesto que debe ser resistente a la difusión de vapor de agua.
  • La combinación de materiales debe presentar compatibilidad, desde el punto de vista físicoquímico constructivo.
  • El espacio remanente entre ventana y estructura deberá rellenarse previamente con un aislante apropiado. Por ejemplo: espuma de poliuretano expansible, previo al sellado definitivo de la junta de conexión interior y exterior. Este producto posee importantes cualidades (como la capacidad de ser aislante acústico y térmico, como también rellenar espacios de difícil acceso y de comportarse como sello-adhesivo), implementación que está siendo impulsada por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, considerando que las puertas y ventanas son los puntos más débiles en aislamiento acústico en una vivienda.
  • Para un sellado duradero y eficiente, se debe tener en consideración tanto las dimensiones como el material de la ventana, así como también el grado de movimiento que debesoportar el sello.
  • Para prevenir agua de condensación y reducción de puentes térmicos, la ventana deberá instalarse al interior del corte longitudinal constructivo.
  • Se debe tener claro que los selladores y aislantes no cumplen una función de fijación, por esto se debe incluir una sujeción mecánica como tornillos de anclaje.
  • Evitar sellar sobre pinturas decorativas de fachadas, para asegurar la adhesión del sello.
  • Sugerimos que el ancho y profundidad mínimos de una junta sea de 6 x 6mm. para poder calafatear adecuadamente.


    Como vimos anteriormente, estamos frente a juntas de movimiento, por lo cual los selladores deberán poseer la capacidad de absorber en forma permanente las dilataciones y contracciones de las diferentes superficies o materiales a sellar.

    Podemos clasificar los sellantes en función de su desempeño:

  • Bajo desempeño: Capacidad de movimiento de 1 a 5%, es de bajo costo y poseen una vida útil de 2 a 10 años.
  • Medio desempeño: Capacidad de movimiento de 5 a 20%, la vida útil es de entre 5 a 15 años y de costo mediano.
  • Alto desempeño: Capacidad de movimiento de 5 a 20%, la vida útil de estos selladores va desde 10 a 50 años. Su costo está sobre los anteriores y los principales productos que usted encontrará son siliconas y poliuretanos.

La elección adecuada de un sellante está determinada por diferentes factores, siendo los principales el tipo de movimiento de junta, el largo de los elementos, los sustratos a sellar, las condiciones de trabajo de la junta con movimiento, temperatura y humedad.

Hay sellantes que no son compatibles con algunos sustratos: es el caso de la silicona acética con el hormigón. En una situación como ésta, puede usar una silicona neutra o un sello de poliuretano poliflex, los cuales no generan incompatibilidad con el sustrato.

Se debe tener presente que hay especificaciones y condiciones de trabajo que los sellantes deben cumplir.

CALIDAD DE LOS PRODUCTOS A UTILIZAR

vidriadoComúnmente la elección del producto se decide por su precio, pero esto mismo en ocasiones genera problemas y el costo de reparación se dispara.

En general, los productos de mejor calidad son los que tienen un precio más elevado. La razón de ello es que las grandes compañías invierten en recursos de investigación y desarrollo, tecnologías de última generación, modernas plantas de producción y contratan a personal calificado. Por otra parte, al estar altamente tecnificado es posible el desarrollo de economías de escala, lo que por otro lado hace que las grandes compañías logren un precio muy atractivo.

Al alterar la calidad de los sellantes para lograr disminución de costos, se presentan cambios importantes en el comportamiento y rendimiento a través del tiempo. Las características que se ven más afectadas son: viscosidad, disminución del volumen, resistencia a los rayos UV, elongación, entre otros.

PREPARACIÓN DE LAS SUPERFICIES

No servirá de mucho comprar un producto de excelente calidad si después se falla en la aplicación. Hay diferentes superficies donde se puede aplicar un sellador, estas son:

  • Superficies porosas: Las superficies deben estar limpias, secas y libres de congelación, especialmente en invierno. Se debe evitar contaminar la abertura y el interior de una junta.
  • Superficie metálicas: Las superficies anodizadas y de aluminio que tenga algún tipo de recubrimiento pueden variar, por lo tanto es recomendable realizar pruebas de laboratorio para determinar los requisitos de preparación de la superficie.
  • Vidrio, cerámica, porcelana u otros: Se pueden lograr excelentes resultados en estas superficies, la que debe estar limpia; ello puede lograrse mediante el uso de algún solvente apropiado para posteriormente sellar. La protección contra huellas dactilares y/o de aceites es un requisito.
  • Madera: Los sellantes pueden adherirse perfectamente a la madera seca y nueva. En este caso, use sellante de poliuretano poliflex, el cual presenta una gran adherencia sobre la madera.

Para concluir, no menos importante es el diseño de la junta, en la cual la profundidad no debe exceder el ancho; si esto es ignorado, el sellante no estará disponible para rendir apropiadamente y soportar los constantes movimientos. Una recomendación estándar es ocupar una relación de ancho / profundidad de 2:1. Sin embargo, la profundidad del sellante no debe ser mayor de 1/2" a 5/8", para la gran mayoría de las juntas a calafatear.

 

logo achival

banner-contramarco 

banner ferias

 

arquetipo 

banner-technofenster

 

banner alar

 

banner denbra

banner-sodal

banner ferbras

 

banner edifica

 

sistema superior

banner-altta

banner-expertos

banner-ceroriesgo

 

banner-fesqua

logo hospitalaria

banner-arteyforma